En un equipo de presión todos sus componentes tienen un papel claramente determinante y cada elemento necesita de un cuidado especial adaptado a sus características.